Vancouver: atardecer de verano en la bahía. (Fotografía de Jules Etienne)

jueves, 4 de julio de 2024

Mirándolas dormir: NOCTURNO DE SAN ILDEFONSO, de Octavio Paz

"Mi mujer está dormida. También es luna."

4

(Fragmento final)

Mi mujer está dormida
                                          También es luna.
claridad que transcurre
                                          -no entre escollos de nubes
entre las peñas y las penas de los sueños:
también es alma
                                          Fluye bajo sus ojos cerrados,
desde su frente se despeña.
                                                     torrente silencioso,
hasta sus pies,
                           en sí misma se desploma
y de sí misma brota,
                                       sus latidos la esculpen
se inventa al recorrerse,
                                             se copia al inventarse
entre las islas de sus pechos
                                                     es un brazo de mar,
su vientre es la laguna
                                          donde se desvanecen
la sombra y sus vegetaciones,
                                                        fluye por su talle,
sube,
           desciende,
                                 en sí misma se esparce,
                                                                            se ata
a su fluir,
                 se dispersa en su forma:
también es cuerpo.
                                   La verdad
es el oleaje de una respiración
y las visiones que miran unos ojos cerrados:
palpable misterio de la persona.

La noche está a punto de desbordarse.
                                                                      Clarea.
El horizonte se ha vuelto acuático.
                                                             Despeñarse
desde la altura de esta hora:
                                                     ¿morir
será caer o subir,
                                   una sensación o una cecasión?
Cierro los ojos,
                              oigo en mi cráneo
los pasos de mi sangre
                                              oigo
pasar el tiempo por mis sienes.
                                                          Todavía estoy vivo.
El cuarto se ha enarenado de luna.
                                                              Mujer:
fuente en la noche.
                                   Yo me fío a su fluir sosegado.


En su poema Primero de enero, escribe Paz en una de sus estrofas:

Tú estabas a mi lado,
aún dormida.
El día te había inventado
pero tú no eceptabas todavía
tu invención en este día.
Quizá tampoco la mía.
Tú estabas en otro día.

Es posible leer el poema completo con este vínculo: Primero de enero.

Octavio Paz (México, 1914-1998). 
Obtuvo el premio Nobel en 1990.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario