Luz del verano sobre la bahía en Vancouver. (Fotografía de Jules Etienne).

sábado, 25 de julio de 2015

Venecia: EL ANATOMISTA, de Federico Andahazi

"Diez años de educación y cuidados habían dado su fruto: era la mujer más bella de Venecia."

(Fragmento del capítulo El hacedor)
 
II 

Mássimo Troglio —en su virtud, o quizás a su pesar— hizo de Mona Sofía su obra más sublime. Diez años de educación y cuidados habían dado su fruto: era la mujer más bella de Venecia. El Hacedor supo ser paciente; cuando su pupila cumplió los trece años le anunció que había llegado la hora de la iniciación. Mona fue presentada en sociedad en la festa di graduazione que, todos los años, Mássimo Troglio daba en su palacio. Se trataba de una emotiva ceremonia en la cual cada graduada recibía el nombramiento de funcionaría pública de manos de algún notable del Estado de la República. Cuando Mona Sofía fue anunciada, sobrevino un silencio hecho de veneración y estupor. La Venus de Médici era una rústica campesina comparada con aquella mujer que acababa de trasponer la puerta del salón.
 
Desde todos los puntos de Europa llegaban nobles señores hasta la Scuola y pagaban verdaderas fortunas. En menos de seis meses, Mássimo Troglio había recuperado hasta el último ducado invertido en su pupila. En el curso del primer año, el Hacedor quintuplicó el total de su inversión. El cuerpo de Mona Sofía había incrementado el patrimonio de Mássimo Troglio en... ¡dos mil ducados!
 
 
Federico Andahazi (Argentina, 1963) 

domingo, 19 de julio de 2015

Venecia: LA GÓNDOLA DE LAS QUIMERAS, de Maurice Dekobra

"... todo se iluminará a la hora de los cohetes y bajo los soles de un fuego artificial."

(Fragmento sobre la fiesta del redentor, el tercer domingo de julio)

La noche del redentor. Son las once. Toda Venecia se esparce sobre la laguna. Estos racimos humanos apretados en las góndolas desde las que pavonean sus farolas, se deslizan sobre el agua congestionando el camino, estorbando los canales, asediando las estacadas. Las proas se dirigen hacia la Giudecca, rumbo al domo austero de la iglesia del Redentor, polo magnético de la fiesta; todo se iluminará a la hora de los cohetes y bajo los soles de un fuego artificial. Las barcas circulan por el Gran Canal debajo del puente construido especialmente para esta gala anual.

 
Maurice Dekobra (Francia, 1885-1973)

(Traducido del francés por Jules Etienne)