.

.
Vancouver, luz de agosto en English Bay.

miércoles, 15 de julio de 2015

Venecia: LA VENECIANA (La Venexiana), obra teatral anónima


(Fragmento de la Escena I del primer acto)
 
Diálogo entre Giulio (joven dandy extranjero, todavía imberbe) y Oria (sirviente de Valeria).
 
Giulio: Por favor, se lo suplico, deténgase un momento de manera que pueda decirle algunas palabras. Y disculpe si sueno presuntuoso, pero su gentileza me da la confianza de dirigirme a usted.
 
Oria: A sus órdenes, señor.
 
Giulio: Soy un caballero extranjero, he venido a ver la nobleza de un lugar tan distinguido y singular como lo es Venecia. Pero, más allá de todo lo placentero que he encontrado en esta ciudad, nada lo es más que sus distinguidas y hermosas mujeres, y entre todas ellas ninguna lo es más que su joven ama –se ha robado mi corazón y me ha vuelto un esclavo eterno de su belleza y de sus gentiles maneras. Por favor, dígale que soy suyo, y  le ruego me recomiende con ella.
 
Oria: Perdóneme señor, tenga paciencia. No quisiera ser la embajadora de su amor.
 
Giulio: Por favor, ¡se lo suplico!
 
Oria: Váyase, ahora, usted parece decidido a burlarse de mí.
 
 
Obra teatral anónima del siglo XVI
(Según Giorgio Padoan, debió ser escrita y representada por primera ocasión en el carnaval de 1535).
 
(Traducido al español por Jules Etienne)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario