.

.
Vancouver, otoño en English Bay (fotografía de Jules Etienne).

martes, 14 de julio de 2015

Venecia: CÁNDIDO, O EL OPTIMISMO, de Voltaire

"Todos los días enviaba a alguien a esperarlo en los barcos y barcas que atracaban..."

(Fragmento inicial del capítulo XXIV: Paquita y fray Alhelí

Nada más al llegar a Venecia, mandó que buscaran a Cacambo por todas las fondas, por todos los cafés, por todos los prostíbulos, pero no lo encontró. Todos los días enviaba a alguien a esperarlo en los barcos y barcas que atracaban: Cacambo seguía sin dar noticias.
 
- ¡No es posible! -le decía a Martín-, ¡yo he tenido tiempo de pasar de Surinam a Burdeos, de ir de Burdeos a París, de París a Dieppe, de Dieppe a Portsmouth; he rodeado Portugal y España, he cruzado todo el Mediterráneo, he pasado varios meses en Venecia, y la bella Cunegunda no ha llegado aún! ¡En vez de ella he encontrado a una tunante y a un abate del Perigord! No cabe duda que Cunegunda ha muerto, y a mí tan sólo me resta morir. ¡Qué pena! Habría sido mejor haberme quedado en aquel paraíso de Eldorado que haber vuelto a esta maldita Europa. ¡Qué razón tenías, mi querido Martín! Todo es un engaño y no hay más que desgracias.
 
Una profunda depresión se apoderó de él y ya no pudo participar en la ópera alla moda ni en ninguna otra diversión de los carnavales, ni dama alguna le suscitó la más mínima tentación. Martín le dijo:
 
-Realmente eres muy ingenuo al creer que un criado mestizo con cinco o seis millones en los bolsillos va a ir en busca de vuestra amada hasta el fin del mundo y la va a traer a Venecia. Si la encuentra, se la quedará él; y si no la encuentra, buscará otra: mi aconsejo es que olvides a vuestro criado Cacambo y a vuestra querida Cunegunda.
 
Lo que decía Martín no era muy reconfortante, por lo que la melancolía de Cándido se agravó, mientras Martín no cesaba de demostrarle que había muy poca virtud y felicidad en el mundo; salvo quizás en Eldorado, país al que nadie podía llegar.
 
 
Voltaire: François-Marie Arouet (Francia, 1694-1778).

No hay comentarios.:

Publicar un comentario