.

.
Vancouver, luz de agosto en English Bay.

jueves, 23 de julio de 2015

Venecia: LA CORTESANA HONESTA, de Margaret Rosenthal


(Fragmento del capítulo Acerca de Venecia: las cartas familiares de Franco)

Si bien los poemas ocasionales de Verónica Franco celebran la armonía social, la pureza, y la virtud colectiva exaltada por los humanistas venecianos en sus elegías de la república serenísima, las alabanzas patrióticas en sus misivas personales revelan, en cambio, un doble filo. En el centro de sus Cartas familiares a diversos, denuncia de manera vehemente la hipocresía de una retórica política y social que aboga en favor de las restricciones personales y la autodisciplina colectiva con el propósito del bien común, mientras que simultáneamente niega libertades personales cruciales para los ciudadanos venecianos. En su carta 22, Franco escribe de cortesana a cortesana; desafía esas creencias indirectamente al exponer las dificultades que una mujer veneciana empobrecida tiene que enfrentar cuando se trata de decidir el futuro de su hija. En la carta de Franco se advierte implícito el hecho de que dichas mujeres carecen de la libertad necesaria, los medios económicos y la posición social para poder tomar las decisiones correctas. Las inequidades, sugiere Franco, están camufladas por la idealización de códigos de conducta que se mantienen ciegos a las necesidades individuales. Perteneciendo a una clase inferior y por razones de género, sostiene, muchas mujeres venecianas son puestas en una posición moralmente precaria que compromete su dignidad humana, su libertad personal y sus creencias individuales. Pero lo más esclavizante de la condición humana, según ella, no sólo proviene del hecho de convertirse en el objeto de la voluntad de otro, sino también al ser despojado de la propia libertad de elección.
 
 
Margaret F. Rosenthal (Estadounidense nacida en Roma, 195?)
 
La ilustración corresponde a un detalle del Retrato de Verónica Franco (1575), de Jacopo Tintoretto.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario