.

.
Vancouver: otoño en English Bay (fotografía de Jules Etienne).

miércoles, 31 de julio de 2019

Tu boca: AQUELLA VEZ EN EL LAGO, de Evaristo Carriego

"... en la leve ironía de tu boca, yo me quedé pensando en una loca degollación de cisnes en la orilla."

La góndola volvía. Frente a frente
estábamos, en esa inolvidada
vieja tarde de otoño, purpurada
por la sangre del sol en el poniente
.
 
Y porque te mostrabas displicente
a tu mismo abandono abandonada,
se me antojó decir, sin decir nada,
lo que quiero ocultar inútilmente
.
 
Callaste, y como al agitar el rico
blasonado marfil de tu abanico
hubo una muda negación sencilla
 
en la leve ironía de tu boca,
yo me quedé pensando en una loca
degollación de cisnes en la orilla.
 
 
Evaristo Carriego (Argentina, 1883-1912).

sábado, 27 de julio de 2019

Tu boca: FRAGMENTOS DE TRES POEMAS, de Víctor Domingo Silva

"¡Para que luzcan en tu frente flores ha de resucitar la Primavera!"

Acción de gracias
 
(estrofas iniciales)
 
A ti, mujer, que me amaste
un minuto de tu Vida,
cuando a mi alero llegaste
como una alondra perdida;
 
y a ti, amable vendedora
de besos, que no quisiste
con tu boca pecadora
beber de mi vino triste;
 
y a ti, musa de mi infancia
que siento en mi alma vibrar
con la dulce resonancia
de una campana escolar;
 
y a ti, hermosa, a quien un día
con muda sorpresa oí
decir una poesía
escrita antaño por mí;
 
El beso
 
(estrofas finales)
 
Mustio, vencido,
sin voluntad, sin voz, heme a tu lado.
 
Los años que he vivido
son como abismos por donde he rodado,
¡Necesito de tí! Calor de nido,
paz de virtud es lo que tienes, y eso
lo que mi corazón desconsolado
busca en tu boca: ¡olvido!
 
¡Un beso! Cede al ímpetu inconfeso
de la pasión... ¡Un beso! Yo lo pido,
a tu ternura.... ¡un beso!
¡Un beso! Dame un beso.
Vuelca tu corazón, déjalo impreso
sobre mi boca torva y recogida,
¡Dame tu corazón! Dámelo, y dame
con él tu amor; y con tu amor, la vida...
 
Que se derrame
tu juventud sobre mi frente, en flores;
que de tu boca fluya
tu juventud sobre mi angustia... y luego
de la suprema confesión «¡soy tuya!»
váyanse consumiendo mis dolores
como en una vorágine de fuego...
 
¡Un beso! ¡Dame un beso!
Gesto de gloria en actitud de gracia;
signo que sella el íntimo embeleso
de dos almas; hoguera
que va alumbrando nuestros pasos, hacia
la eternidad de amor que nos espera…
 
La última serenata
 
(fragmento)
 
iQué bien así! Los éxtasis, el ansia,
las eclosiones bruscas del delirio...
¡Qué bien así se cimbra tu elegancia!
|Qué bien así para esparcir fragancia
abre tu boca su botón de lirio!
 
¡Ven! Porque no nos turben sus dolores,
ya le dije al Invierno que se fuera...
¡Ven! Acércate. Bésame. No llores...
¡Para que luzcan en tu frente flores
ha de resucitar la Primavera!
 
 
Víctor Domingo Silva (Chile, 1882-1960).

viernes, 26 de julio de 2019

Tu boca: ULISES, de James Joyce

"Blancas tus manos, roja tu boca y tu cuerpo es delicado."

(Fragmento del episodio tercero: Proteo)

Bésala, tíratela en jerga de pícaros, porque ¡Ay, mi linda gachona amorosa! Blancura satánica bajo sus rancios harapos. En Fumbally's Lane aquella noche: los tufos de la curtiduría.
Blancas tus manos, roja tu boca
y tu cuerpo es delicado.
Ven conmigo a la alcoba.
En la noche besoy abrazo.

Morosa delectación llama el Aquino barrigón a esto, frote porcospino. Adán sin mancha cabalgaba sin brama. Llámale déjale: tu cuerpo es delicado. Lengua ni chispa peor que la suya. Palabras frailunas, chirlería de rosarios marianos en sus cordones: picardías, pepitas que se entrechocan en sus bolsillos.
 
Pasan ahora.
 
Ojeada de soslayo a mi sombrero de Hamlet. ¿Si estuviera repentinamente desnudo aquí tal como estoy sentado? No lo estoy. Por las arenas de todo el mundo, seguida por la espada llameante del sol, hacia el oeste, emigrando a tierras del lubrican.
 
 
James Joyce (Irlanda, 1882-1941).

miércoles, 17 de julio de 2019

Tu boca: MARAVILLA DE MUJER (relato en Smoke Bellew), de Jack London

"Cuando eres feliz, las comisuras de tu boca se mueven hacia arriba. Cuando piensas en algo triste, se caen."
 
(Fragmento)
 
Y Labiskwee: "Te observo. Hay problemas en tus ojos, en tu cara. Conozco toda tu cara. Hay una pequeña cicatriz en tu cuello, justo debajo de la oreja. Cuando eres feliz, las comisuras de tu boca se mueven hacia arriba. Cuando piensas en algo triste, se caen. Cuando sonríes hay tres y cuatro arrugas en las esquinas de tus ojos. Cuando te ríes hay seis. A veces casi he contado siete. Pero no puedo contarlas ahora. Nunca he leído libros. No sé como leer. Pero Cuatro Ojos me enseñó mucho. Mi gramática es buena. Él me enseñó. Y en sus propios ojos he visto el problema del hambre en el mundo. A menudo él estaba hambriento por el mundo. Sin embargo, aquí había buena carne, y pescado en abundancia, y las bayas y raíces, y luego llegaba harina a cambio de las pieles. Pero él tenía hambre por el mundo. ¿Es tan bueno el mundo que también tú estás hambrienta por él? Cuatro Ojos no tenía nada. Pero tú me tienes a mí." Ella suspiró y sacudió la cabeza. "Cuatro Ojos murió todavía hambriento por el mundo. Y si tú hubieras vivido siempre aquí, ¿también tendrías hambre por el mundo? Me temo que no conozco el mundo. ¿Quieres huir del mundo?

Smoke no podía hablar, aunque las comisuras de su boca estaban convencidas.
 
 
Jack London (Estados Unidos, 1876-1916).

martes, 16 de julio de 2019

Tu boca: CANCIONES A GUIOMAR, de Antonio Machado

"No sabía  si era un limón amarillo lo que tu mano tenía..."

I
 
No sabía
si era un limón amarillo
lo que tu mano tenía,
o un hilo del claro día,
Guiomar, en dorado ovillo.
Tu boca me sonreía.
Yo pregunté: ¿qué me ofreces?
¿Tiempo en fruto, que tu mano
eligió entre madureces
de tu huerta?
¿Tiempo vano
de una bella tarde yerta?
¿Dorada ausencia encantada?
¿Copia en el agua dormida?
¿De monte en monte encendida,
la alborada
verdadera?
¿Rompe en sus turbios espejos
amor la devanadera
de sus crepúsculos viejos?
 
 
Antonio Machado (España, 1875-1939).

lunes, 15 de julio de 2019

Tu boca: CARLOTA EN WEIMAR, de Thomas Mann

"A continuación dijo: El amor y la música, los dos son breves y eternos, son locuras."

(Párrafo del capítulo VII)

Cantaba “Conoces tú el país…”; yo tenía lágrimas en los ojos; también ella, la amable amada que he ataviado con turbante y chal. Ella dijo: “De qué manera la música modera la marcha de las horas, cuántos múltiples acontecimientos e impresiones concentra en un breve instante, cuando el interés de la audición hace creer que ha transcurrido un largo tiempo. ¿Qué es el instante y la duración?”. Le alabé su observación, y en el fondo del alma le daba la razón. A continuación dijo: “El amor y la música, los dos son breves y eternos, son locuras”. Le leí Los siete durmientes, La danza macabra, y luego, Sólo este corazón tiene duración, No quiero perderte nunca, Dime, querida, ¿qué es un murmullo?, y Sobre las alas de la aurora, fui arrojada contra tu boca. La noche de luna llena estaba avanzada. Alberto se durmió, se durmió Weimar con las manos cruzadas sobre su estómago, y el buen hombre fue escarnecido. Nos separamos a la una de la madrugada. Estaba de tan buen humor, que quise hacer a Boisseré, en mi balcón, mi demostración de la sombra coloreada. Ella nos espiaba desde su terraza; la vi muy bien.

Thomas Mann
(Escritor alemán nacionalizado primero checoslovaco y más tarde estadounidense, 1875-1955).
Obtuvo el premio Nobel en 1929.
 
(Traducido al español por R. Coll Robert).

viernes, 12 de julio de 2019

Tu boca: EL DIABLO SE APARECE, de Rainer María Rilke

"Desde entonces siempre, en cualquier parte, tenía cerca una copa de vino..."

(Fragmento inicial)

Al conde Paul lo tenían por irascible. Cuando la muerte le arrebató antes de tiempo a su joven esposa, le arrojó a la cara todo lo que poseía: sus bienes, su dinero, e incluso a sus favoritas. Aún formaba parte del cuerpo de los dragones de Windischgrätz. Allí, en ocasiones, se encontraba con el barón Sterowitz.

- Tu boca es casi como la de la difunta condesa.
 

El viudo se emocionó. Desde entonces siempre, en cualquier parte, tenía cerca una copa de vino; pues ésta le parecía la única posibilidad de ver venir siempre a su encuentro la boca adorada. El hecho es que dos años después al conde Paul no le quedaba ni una octava parte de sus posesiones.

 

A pesar de todo nos pidió, en una ocasión en que, casualmente, estábamos cerca de una de las propiedades de los Felderode, que fuéramos con él.

 

- Tengo que mostrarorles la cuna de mi dicha -nos aseguró volviéndose hacia las damas-, el lugar donde se me permitió ser un niño.

 

Hacía una buena tarde de agosto y nos encontrábamos un pequeño grupo en Gross-Rohozec. Que se hiciera tan larde tuvo que ver con el estado de ánimo del conde. Estaba radiante. Nadie se movía del sitio de puro encanto. Al final acordamos visitar el palacio y el parque a la mañana siguiente (puesto que en ese momento ya no era hora de visita), y ver ponerse el sol desde lo alto de las ruinas.

 
- Mis ruinas -exclamó el conde, y fue como si su voz envolviera las viejas murallas igual que una gabardina su delgada figura.
 
Rainer María Rilke
(Escritor en lengua alemana nacido en Praga, 1875-1928).
 

(Traducido al español por Isabel Hernández).

jueves, 11 de julio de 2019

Tu boca: LA CANCIÓN DEL BESO, de José Santos Chocano

"Si sonríes... no copiaran tus sonrisas los pinceles; que en tu boca hay si sonríes con sonrisa de la aurora..."
 
¿No deseas que te diga lo que sueño al contemplarte
con los labios sonrientes, con los ojos en el cielo,
como ansiando sobre el ala de un suspiro evaporarte,
muda, extática y radiosa, cual un témpano de hielo?
¿No deseas que te cuente lo que tengo que contarte?
Si me prendo a tus amores como el náufrago a la tabla,
saber debes las zozobras de este náufrago del arte...
                     
-
Habla... ¡Habla!

Te diré lánguidamente lo que dicen las espumas
a la roca que en los bancos de la orilla se levanta,
lo que grita la gaviota que se escapa de las brumas,
lo que llora el tumbo altivo que en la arena se quebranta;
y tú, en cambio, enterneciendo mis fatídicos pesares,
mil arpados ruiseñores soltarás de la garganta:
cantarás el canto eterno del Cantar de los Cantares...
                     
-
Canta... ¡Canta!

Tu silencio me seduce, tu palabra me enamora...
Si sonríes... no copiaran tus sonrisas los pinceles;
que en tu boca hay si sonríes con sonrisa de la aurora
hoyos,
-tumbas para besos, -rosas, -
copas para mieles.
Sé que cautivas las almas cuando tu pupila llora;
pero ¡ay! del poeta incauto que en tu risa se confíe:
en tus risas hay punzadas como espinas en la flora...
                     
-
Ríe... ¡Ríe!

Tú no sabes los placeres sublimados de la boca:
besa y ríe y canta y habla, besa y ríe y nunca cesa...
¡Tú no sabes las delicias que suavemente provoca
el chasquido de unos labios sobre otros labios de fresa!
La sonrisa con que pagas el amor que te dedico
suele abrirse como abriese su abanico una princesa:
dar un beso es dar un golpe; dame un golpe de abanico...
                     
-Besa... ¡Besa!
 
 
José Santos Chocano (Peruano fallecido en Chile, 1875-1934).

martes, 9 de julio de 2019

Tu boca: ME ATREVERÉ A BESARTE, de Alfonsina Storni

"Acoge mi pedido: oye mi voz sumisa, vuélvete a donde quedo postrada y sin aliento."

Mírame aquí a tu lado tirada dulcemente;
soy un lirio caído al pie de una montaña...
Mírame aquí a tu lado...Esa luz que me baña
me viene de tus ojos como de un sol naciente.

Cómo envidio tus uñas insertas en tus dedos,
y tus dedos insertos de tu mano en la palma,
y tu ser todo inserto en el molde de mi alma!
Cómo envidio tus uñas insertas en tus dedos.

Acoge mi pedido: oye mi voz sumisa,
vuélvete a donde quedo postrada y sin aliento.
Celosa de tus penas, esclava de tu risa,
sobra de tus anhelos y de tu pensamiento.

Te miraré a los ojos cuando la tarde abroche
tu boca bien amada que no he besado nunca...
 

Alfonsina Storni (Argentina nacida en Suiza, 1892-1938).

lunes, 8 de julio de 2019

Tu boca: EL BESO (Las canciones de Bilitis), de Pierre Louÿs

"¡Besaré de un extremo a otro las largas alas negras de tu nuca, ¡Oh dulce avecilla...!"
 
El beso
 
¡Besaré de un extremo a otro las largas alas negras de tu nuca, ¡Oh dulce avecilla, paloma presa cuyo corazón salta bajo mi mano!

Tomaré tu boca con mi boca, como un niño toma el seno de su madre. ¡Estremécete!... Que el beso penetra profundamente y bastará el amor.

Pasearé mi lengua ligera sobre tus brazos, en torno a tu cuello, y haré rodar sobre tus costados nerviosos la tensa caricia de mis uñas.

Escucha susurrar en tu oído todo el rumor del mar... ¡Mnasidika! Tu mirada me hace daño. Encerraré en mi beso tus párpados ardientes como labios.
 
 
Pierre Louÿs (Francés nacido en Bélgica, 1870-1925).


domingo, 7 de julio de 2019

Tu boca: CÓMO DEBES SER BESADO, de Erich Fried

"... tu pie, que hasta mí te trajo y que de mí te alejará."

Cuando te beso,
no es sólo tu boca,
ni tu ombligo,
ni tu regazo lo que yo beso.
 
También beso tus preguntas,
y tus deseos,
yo beso tus reflexiones,
tu incertidumbre,
y tu valentía,
tu amor por mi,
y la libertad que te ofrezco,
tu pie,
que hasta mí te trajo
y que de mí te alejará.
 
Te beso a ti,
como eres y como serás,
mañana y después,
y cuando los días conmigo
queden en el recuerdo.
 
 
Erich Fried (Nacido en Austria y fallecido en Alemania, 1921-1988).

sábado, 6 de julio de 2019

Tu boca: RAYUELA, de Julio Cortázar

(En el día internacional del beso: 6 de julio)

 
"... voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabiera..."
 
Capítulo 7

Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabiera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano en tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja.
 
Me miras, de cerca me miras, cada vez más de cerca y entonces jugamos al cíclope, nos miramos cada vez más de cerca y los ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran, respirando confundidos, las bocas se encuentran y luchan tibiamente, mordiéndose con los labios , apoyando apenas la lengua en los dientes, jugando en sus recintos donde un aire pesado va y viene con un perfume viejo y un silencio. Entonces mis manos buscan hundirse en tu pelo, acariciar lentamente la profundidad de tu pelo mientras nos besamos como si tuviéramos la boca llena de flores o de peces, de movimientos vivos, de fragancia oscura. Y si nos mordemos el dolor es dulce, y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo del aliento, esa instantánea muerte es bella. Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura y yo te siento temblar contra mí como una luna en el agua.


Julio Cortázar (Argentino nacido en Bruselas, Bélgica, en 1914; fallecido en París, Francia, en 1984).

viernes, 5 de julio de 2019

Tu boca: HISTORIA DEL BESO, de Kristoffer Nyrop

"El beso implica la vida, incluso otorga el don de la eterna juventud..."

(Fragmento del capítulo II: Besos de amor)

El beso implica la vida, incluso otorga el don de la eterna juventud, si se puede creer en las palabras del Duque de Anhalt, el Minnesinger*:

Tu boca es carmesí, sobre su dulce portal
parece que eterno a un genio amable evoca.
Si pudiera darte un beso en la boca
creo que entonces me volvería inmortal.


Kristoffer Nyrop (Dinamarca, 1858-1931).
 
(Traducido al español por Jules Etienne).
* Minnesinger era un poeta trovador alemán que durante los siglos XII al XIV interpretaba canciones de amor. 

miércoles, 3 de julio de 2019

Tu boca: LA CIENCIA DEL BESO, de Victorien du Saussay

".. como frutos misteriosos que producen inefables venenos, y al primer beso de amor, de labio a labio..."

(Fragmento)
 
Es una aurora, es el principio de la vida real. Entonces, el beso se modela cada vez más, sólo al contacto de las bocas.
 
Las bocas de los enamorados, apenas formadas para el amor, son como rosas recién coloreadas por el sol; como frutos misteriosos que producen inefables venenos, y al primer beso de amor, de labio a labio, se envenenan supremamente con el veneno de las voluptuosidades futuras.
 
- ¡Bésame! ¡Bésame siempre -dicen los ojos de la mujer que siente cruzar un estre- mecimiento de dicha-. ¡Bésame! ¡Másl ¡Otro beso! ¡Besa!...
 
- Tu boca es la copa fresca y ardiente a la vez en que mi boca ha bebido su primera embriaguez -dice el amante mientras estrecha contra su corazón a la adorada-. Saboreo el regalo exquisito de tu boca, y a cambio de mi dicha dejaré entrar mi alma por tus labios. ¿La sientes entrar?

Victorien du Saussay
(Francia, 1868; aunque la fecha de su muerte es indefinida, su última obra publicada apareció en 1913).
 
(Traducido al español por Felipe Trigo).

martes, 2 de julio de 2019

Tu boca: ROMANCE DE LOS BESOS, de José de Maturana

"... sobre tu boca de mieles, sobre tu fresca garganta.."

(Estrofas finales)
 
-Déjame besar tu boca
meridional y encarnada
como la guinda incitante,
como los claveles grata,
dulce como una sonrisa,
fresca como una mañana
primaveral y armoniosa
bajo una alegre enramada
y, así, el corazón se funda
con esa boca sultana,
para aprisionar dos vidas
en la cárcel de dos almas...
 
-¡Vete, galán, que me queman
tus ojos y tus palabras!-
 
-Quiero besar tus pupilas
y tu frente soberana,
y el encanto de tu boca,
y el jazmín de tu garganta;
quiero posar la amargura
de mis labios en tus gracias;
y en tanto que me consuelas
de la errabunda nostalgia,
pensaré sobre tus ojos,
sobre tu frente pagana,
sobre tu boca de mieles,
sobre tu fresca garganta:
¡que está besando a la Gloria
mi amor, tendido a sus plantas!
 
La dama clavó al galán
sus ojos -dos puñaladas-
y en el rosado misterio
de la tarde visionaria
besos de amor escucharon
las rosas y las estatuas...


José de Maturana (Argentina, 1884-1917).