.

.
Vancouver, luz de agosto en English Bay.

jueves, 1 de junio de 2017

Carnaval: PARADISO, de José Lezama Lima

"... era muy codiciada los días de carnaval, regalaba una posición más cómoda para la visión..."

(Fragmento inicial del capítulo VII)

La casa de Prado, donde Rialta seguía llorando al Coronel, se expresaba por las dos ventanas de su pórtico. Una verja de hierro aludía a un barroco que desfallecía, piezas de hierro colado colocadas horizontalmente, abriéndose a medida que ascendían en curvaturas que se juntaban en una boca floreada. Por la mañana, a la hora de la limpieza, las otras dos puertas se abrían, quedando la verja detrás de un portal apuntalado por tres columnas macizas, con una base corintia. Una de las verjas era tan sólo una ventana, aunque respaldada también por puertas. La otra se abría como si fuese también una puerta. Ambas ventanas, de las que una era también puerta, eran seguidas por dos puertas con persianas. Después, dos piezas de madera que se plegaban, cerraban en su totalidad las dos piezas anteriores, que abrían la sala al portal. La puerta que sólo servía como ventana, era muy codiciada los días de carnaval, regalaba una posición más cómoda para la visión, y daba un resguardo para la irrupción violenta de las serpentinas, para el fluir de las gentes, llenas de gritos y de gestos en aspa o esgrima sonambúlica.
 
 
José Lezama Lima (Cuba, 1910-1976)

La ilustración corresponde al Paseo del Prado en La Habana durante los días de carnaval.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario