.

.
Vancouver, luz de agosto en English Bay.

sábado, 26 de julio de 2014

Espejos (86): AMOR, de Edith Södergram


Mi alma era un traje celeste como el cielo;
lo dejé sobre una roca junto al mar
y desnuda llegué hasta ti y parecía una mujer.
Y como mujer me senté a tu mesa
y brindé con vino y aspiré el aroma de unas rosas.
Me encontraste bella y semejante a alguien que en sueños viste,
olvidé todo, olvidé mi infancia y mi patria,
sólo sabía que tus caricias me tenían cautiva.
Y tú, sonriendo, tomaste un espejo y dijiste que me mirara.
Vi que mis hombros estaban hechos de polvo y se desmoronaban,
vi que mi belleza estaba enferma y ahora sólo quería desaparecer.
Oh, aférrame tan fuerte entre tus brazos,
que ya no necesite nada más.
 
 
Edith Södergram (Finlandesa nacida en Rusia; 1892-1923)
 
(Traducido al español por Renato Sandoval e Irma Sítanen)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario