Vancouver: luz de agosto en la bahía. (Fotografía de Jules Etienne)

viernes, 23 de abril de 2021

Miércoles de ceniza: VIENTOS DE CUARESMA, de Leonardo Padura

"... observó los efectos del apocalíptico vendaval: las calles vacias, las puertas cerradas..."

(Fragmento inicial)

Primavera de 1989

Era Miércoles de Ceniza y con la puntualidad de lo eterno un viento árido y sofocante, como enviado directamente desde el desierto para rememorar el sacrificio del Mesías, penetró el barrio y revolvió las suciedades y las angustias. La arena de las canteras y los odios más antiguos se mezclaron con los rencores, los miedos y los desperdicios de los latones desbordados, las últimas hojas secas del invierno volaron fundidas con los olores muertos de la tenería y los pájaros primaverales desaparecieron, como si hubieran presentido un terremoto. La tarde se marchitó con la nube de polvo y el acto de respirar se hizo un ejercicio consciente y doloroso.

De pie, en el portal de su casa, Mario Conde observó los efectos del apocalíptico vendaval: las calles vacías, las puertas cerradas, los árboles vencidos, el barrio como asolado por una guerra eficaz y cruel, y se le ocurrió pensar que tras las puertas selladas podían estar corriendo huracanes de pasiones tan devastadores como el viento callejero. Entonces sintió cómo empezaba a crecer dentro de él una ola previsible de sed y de melancolía, también avivada por la brisa caliente. Se desabo- tonó la camisa y avanzó hacia la acera. Sabía que el vacío de expectativas para la noche se acercaba y la aridez de su gaganta podían ser obra de un poder superior, capaz de moldear su detino entre la sed infinita y la soledad invencible. De cara al viento, recibiendo el polvo que le roía la piel, aceptó que algo de maldito debía de haber en aquella brisa de Armagedón que se desataba cada primavera para recordarles a los mortales el ascenso de un hijo de hombre hacia el más dramático de los holocaustos allá en Jerusalén.

Leonardo Padura (Cuba, 1955).

No hay comentarios.:

Publicar un comentario