.

.
Vancouver, luz de agosto en English Bay.

jueves, 17 de abril de 2014

Luna roja: LAS HIJAS DE LA LUNA ROJA. ISABEL, LA REINA, de Ángeles de Irisarri

"... en aquel 22 de abril, Jueves Santo y día de San Sotero y San Cayo, brillaba la luna roja en el firmamen­to."
 
La reina Isabel la Católica nació en jueves santo bajo la luna roja.

(Fragmento del primer capítulo)

La criatura rompió a llorar y, a poco, la telilla cayó en la bacina de las malas aguas. La reina se durmió y no prestó aten­ción a los parabienes de sus damas. Las matronas lavaron a la niña del moco y la sangre que había traído del vientre de su madre, y ya la mostraban a los escribanos que la reconocieron como hija del rey Juan y de la reina Isabel, y levantaron testi­monio de que la nacida tenía todos los miembros femeninos que las mujeres tienen, y ya las parteras le cortaron el cordón umbilical y le fajaron el vientre, y se dispusieron a vestirla con un pañal, una camisita de trenzal blanco y un rico faldón.
 
Venida al mundo la criatura, el escribano rellenó el espa­cio en blanco que había dejado en el pergamino y anotó de su propia mano lo que faltaba para dar fe de la hora exacta del nacimiento: “Dos tercios de hora”.
 
Así quedó escrito que la infanta, que sería bautizada con el nombre de Isabel, el de su señora madre, había nacido el día de Jueves Santo, 22 de abril de 1451, cuatro horas y dos tercios de hora, después de mediodía. Larga vida le dé Dios.
 
A poco, asonaron las campanas de las iglesias de Madri­gal y comarcanas e, luego, conforme corría la buena nueva, las de Medina del Campo, Arévalo, Tordesillas, Olmedo, Vallado­lid, Salamanca y las de Castilla toda.
 
Los notarios remitieron el acta al señor rey, comunicán­dole el nacimiento de su hija. Éste mandó escribir cartas públi­cas, cuantas fueron necesarias, para condes, duques, obispos, alcaides, regidores, veinticuatros, caballeros, escuderos y hom­bres buenos de ciudades y villas.
 
De lo que no quedó referencia, pese a las muchas cartas que se libraron anunciando el venturoso alumbramiento de la reina, fue de que en aquel 22 de abril, Jueves Santo y día de San Sotero y San Cayo, papas, brillaba la luna roja en el firmamen­to, espléndida, desde antes del ocaso hasta rayar el alba.
 
 
Ángeles de Irisarri (España, 1947) 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario