.

.

viernes, 23 de mayo de 2014

Espejos (22): EL DECAMERÓN, de Giovanni Bocaccio

"... cuanto más en él fijo la mirada, toda me doy a él, toda me ofrendo..."

(Primera jornada)
 
Canción de Emilia
 
Tanto me satisface mi hermosura
que en otro amor jamás
ni pensaré ni buscaré ternura.
En ella veo siempre en el espejo
el bien que satisface al intelecto
y ni accidente nuevo a pensar viejo
el bien me quitará que me es dilecto
pues, ¿qué otro amable objeto
podrá mirar jamás
que de a mi corazón nueva ternura?
No se escapa este bien cuando deseo,
por sentir un consuelo, contemplarlo,
pues mi placer secunda y me recreo
de tal manera, que no podría expresarlo
ni podría tampoco experimentarlo
ningún otro mortal jamás
a quien no hubiera abrasado tal ternura.
Y yo, que a cada instante más me enciendo,
cuanto más en él fijo la mirada,
toda me doy a él, toda me ofrendo
gustando ya de ser su promesa amada;
y tanto gozo espero a mi llegada
junto a él, que jamás
ha sentido nadie aquí tal ternura.
 
 
Giovanni Bocaccio (Italia, 1313-1375)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario