.

.
Vancouver: atardecer en abril. English Bay (fotografía de Jules Etienne).

sábado, 16 de mayo de 2020

Epidemias: ALGO FLOTA SOBRE EL AGUA, de Lajos Zilahy

"Cuando ocurrió la última epidemia de peste exterminaron a todos los gatos blancos..."

(Fragmento inicial del capítulo XI)

Los buques mercantes venidos de muy lejos no sólo traían a gentes chillonas y mercancías de estilo nuevo, sino que de las entrañas de su casco escapaban, de vez en cuando, ratas que a veces eran causa, en las ciudades ribereñas, de terribles epidemias. Tres años atrás uno de aquellos barcos había importado la disentería, que escogió sus víctimas principalmente entre los niños. Esta vez circularon noticias alarmantes de que acababa de volver la peste, de la que no habían oído hablar hacía quince años. Desde luego, resultaba imposible averiguar qué barco la había traído.

En el patio de La Oca Silvestre se congregó un grupo de personas con los rostros asustados. Un mozo de molino afirmaba que una noche, en las cercanías del mercado de trigo, le había atraído la atención una cosa extraña. Del buque llamado Ramma, que había levado anclas días atrás, había saltado al agua un gato blanco como la nieve, de dimensiones poco corrientes, que nadó hasta la orilla, maulló de un modo extraño y desapareció entre los matorrales.

Hubo quienes asintieron con la cabeza, de manera muy significativa, al escuchar la narración del molinero, pues también en aquella región se prestaba crédito a la superstición, muy divulgada, de que la peste se esconde en los gatos blancos sin mácula. Cuando ocurrió la última epidemia de peste exterminaron a todos los gatos blancos y, efectivamente, el contagio cesó poco después, sin perdonarse, desde entonces, la vida a un solo gato de aquel color.

Lajos Zilahy
(Húngaro nacido en lo que hoy es Rumania y fallecido en Serbia, 1891-1974).

No hay comentarios.:

Publicar un comentario