.

.
Vancouver, luz de agosto en English Bay.

jueves, 7 de enero de 2016

Unicornios: UN LUGAR SALUDABLE, de W. H. Auden

"... habrían deseado tanto ver un unicornio..."

Son estupendos -a uno nunca se le ocurriría revisar
Cualquier contrato de ellos con
Lupa o poner bajo llave las cartas propias- también
Amables y eficaces -uno consigue lo que pide.
¿Sólo lo que está mal, entonces, lo que, viviendo entre ellos,
A uno le impresiona constantemente, el número de
Matrimonios felices y de gente infeliz?
Todos acuden a las conferencias sobre Problemas de Posguerra,
Porque ellos se interesan, honradamente quieren ayudar; pero
Tal como observan el mundo en sus periódicos de la mañana,
¿Qué sentido le dan a su locura y horror
Los que nunca, uno está convencido, han sentido súbito
Deseo de torturar al gato o hacer un strip-tease
En un lugar público? ¿Alguna vez, uno se pregunta, habrían
Deseado tanto ver un unicornio, incluso
Uno muerto? Probablemente. Pero no lo dirán,
Ignorando por tácito consentimiento nuestra hambre
De vida eterna, esa enjaulada y censurada cuestión
Ocasionalmente expresada en fiestas al aire libre
O en las reuniones de Facultad, y cuya historia de sala de fumadores,
Asaz irónicamente, se sostiene sola.
 
 
Wystan Hugh Auden (Inglés nacionalizado estadounidense fallecido en Austria, 1907-1973).
 
(Traducido al español por Margarita Ardanaz).

No hay comentarios.:

Publicar un comentario