.

.
Vancouver, luz de agosto en English Bay.

miércoles, 3 de agosto de 2016

Canícula: YO HABITO UN DOLOR, de René Char

 
No dejes el cuidado de gobernar tu corazón a esas ternuras parientas del otoño del que ellas toman su plácido aspecto y su afable agonía. El ojo es precoz para plegarse. El sufrimiento conoce pocas palabras. Prefiere acostarse sin carga: soñarás con el mañana y tu lecho te será leve. Soñarás que tu casa ya no tiene vidrios. Estás impaciente por unirte al viento, al viento que recorre un año en una noche. Otros cantarán la incorporación melodiosa, las carnes que sólo personifican la hechicería del reloj de arena. Condenarás la gratitud que se repite. Más tarde, te identificarás con algún gigante disgregado, señor de lo imposible.
 
Sin embargo.
 
No has hecho más que aumentar el peso de tu noche. Has vuelto a la pesca en las murallas, a la canícula sin verano. Estás furioso contra tu amor en el centro de una comprensión que enloquece. Piensa en la casa perfecta que nunca verás elevarse. ¿Para cuándo la cosecha del abismo? Pero has vaciado los ojos del león. Crees ver pasar la belleza por encima de las lavandas negras.
 
¿Qué es lo que te ha izado, una vez más, un poco más arriba sin convencerte?
 
No hay sitio puro.
 
 
René Char (Francia, 1907-1988)
 
(Traducido al español por Raúl Gustavo Aguirre)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario