.

.
Vancouver, primavera en el puente Burrard, el más antiguo de la ciudad.

miércoles, 3 de agosto de 2016

Canícula: SEÑORA MUERTE, de León de Greiff

"... cantores de la tórrida canícula..."
 
Por los amigos muertos
 
Señora Muerte que se va llevando
todo lo bueno que en nosotros topa!...
Solos -en un rincón- vamos quedando

los demás... ¡gente mísera de tropa!
Los egoístas fatuos y perversos
de alma de trapo y corazón de estopa...;

manufactores de fugaces versos;
poetas de cuadrícula y balanza,
a toda pena, a todo amor adversos..:

los que gimen patética romanza;
lacrimosos que exhiben su película;
versistas de salón y contradanza;

cantores de
la tórrida canícula;
del polo frío, del canoso invierno...

líricos de alma exánime y ridícula!
 
Bardos que prostituyen el eterno
jardín, y que florecen madrigales
de un olor soporífero y externo...

Vates ultra-sensibles y banales
que ningún vaho de verdad anima.
Gramáticos solemnes y letales...

Malabaristas de estudiada esgrima!
¡Oh tristeza perenne de las cosas
que no tienen sabor, -hechas a lima!

...En un rincón quedamos las tediosas
gentes sin emoción, huecas y vanas...
¡Lléguense las nocturnas mariposas

fúnebres, y que lloren las campanas...!
Este fastidio que me está matando...
¿dónde las almas íntimas, hermanas...?

¡Señora Muerte se las va llevando!

Mayo de 1919
 
León de Greiff (Colombia, 1895-1976)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario