.

.
Vancouver: atardecer en English Bay.

viernes, 19 de abril de 2019

Tu boca: LA CULPA DEL PADRE MOURET,* de Émile Zola

"... amo tu boca que exhala olor de rosas..."
 
(Fragmento del capítulo XI)
 
- Te amo más que a todo –contestó-. Tú eres lo más hermoso de cuanto se me ofrece a la vista por la mañana al abrir la ventana. Cuando te miro, tú eres mi todo. Yo no qusiera tenerte más que a ti para ser totalmente dichoso.
 
Albina bajaba los párpados y movía la cabeza como si la meciera.
 
- Te amo -continuaba Sergio-. No te conozco, no sé quién eres, de dónde vienes; no eres ni mi madre ni mi hermana; y te amó hasta el punto de darte todo mi corazón, sin conservar ni un átomo para el resto del mundo... Escúchame, amo tus mejillas sedosas como el raso, amo tu boca que exhala olor de rosas y claveles, amo tus ojos en los cuales me veo con mi amor, amo hasta tus pestañas, hasta tus delicadas venas que azulean la palidez de tus sienes... Todo es para decirte que te amo, ique te amo, Albina!
 
- Sí, también yo te amo. Tienes una barba tan suave, que no me hace daño alguno cuando apoyo la frente sobre tu cuello. Eres alto, robusto, hermoso. Te amo, Sergio.
 
 
Émile Zola (Francia, 1840-1902).
 
 
 
* El título original de la novela en francés es La faute de l'abbe Mouret, cuya traducción literal sería La falta del abad Mouret, sin embargo, en español ha sido publicada ya sea como el pecado o la culpa, del padre o del abad Mouret. En este caso se trata del título que propone la versión de Emilio María Martínez.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario