.

.
Vancouver, luz de agosto en English Bay.

martes, 8 de diciembre de 2015

Unicornios: LA TEMPESTAD, de William Shakespeare

 
(Fragmento de la escena III del tercer acto)

Entran diversas figuras extrañas trayendo un banquete; bailan a su alrededor con gentiles saludos, invitando al rey, etc., a comer, y salen.

Alonso: ¡Cielos, danos ángeles custodios! ¿Qué eran ésos?

Sebastián:  ¡Títeres vivientes! Ahora creeré que existe el unicornio, que en Arabia hay un árbol, el trono del fénix, y que en él  en este instante reina un fénix.
 
Antonio: Yo me creeré ambas cosas. Y si a lo demás no dan crédito, que vengan  y les juraré que es verdad. Los viajeros nunca engañan, aunque los tontos los condenen.

 
William Shakespeare (Inglaterra, 1564-1616) 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario