.

.
Vancouver, atardecer en English Bay.

martes, 4 de noviembre de 2014

Día de los muertos: EL DÍA DE DIFUNTOS DE 1836, de Mariano José de Larra


(Fragmento)

 
- ¡Día de difuntos!- exclamé.

Y el bronce herido que anunciaba con lamentable clamor la ausencia eterna de los que han sido, parecía vibrar más lúgubre que ningún año, como si presagiase su propia muerte. Ellas también, las campanas, han alcanzado su última hora, y sus tristes acentos son el estertor del moribundo; ellas también van a morir a manos de la libertad, que todo lo vivifica, y ellas serán las únicas en España ¡santo Dios! que morirán colgadas. ¡Y hay justicia divina!

La melancolía llegó entones a su término; por una reacción natural cuando se ha agotado una situación, ocurrióme de pronto que la melancolía es la cosa más alegre del mundo para los que la ven, y la idea de servir yo entero de diversión...
 
 
Mariano José de Larra (España, 1809-1837) 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario