.

.
Vancouver: atardecer en English Bay.

viernes, 10 de mayo de 2019

Tu boca: EL DIABLO DE LA BOTELLA, de Robert Louis Stevenson

"... tu boca estaba siempre llena de risas y de canciones y tu rostro resplandecía como la aurora. Después te casaste con la pobre Kokua..."
 
(Fragmento)
 
Keawe regresó a Hawaii en el primer vapor y tan pronto como fue posible se casó con Kokua y la llevó a la Casa Resplandeciente en la ladera de la montaña.
 
Cuando los dos estaban juntos, el corazón de Keawe se tranquilizaba; pero tan pronto como se quedaba solo empezaba a cavilar sobre su horrible situación, y oía crepitar las llamas y veía el fuego abrasador en el pozo sin fondo. Era cierto que la muchacha se había entregado a él por completo; su corazón latía más deprisa al verlo, y su mano buscaba siempre la de Keawe, y estaba hecha de tal manera de la cabeza a los pies que nadie podía verla sin alegrarse. Kokua era afable por naturaleza. De sus labios salían siempre palabras cariñosas. Le gustaba mucho cantar y cuando recorría la Casa Resplandeciente gorjeando como los pájaros era ella el objeto más hermoso que había en los tres pisos. Keawe la contemplaba y la oía embelesado y luego iba a esconderse en un rincón y lloraba y gemía pensando en el precio que había pagado por ella; después tenía que secarse los ojos y lavarse la cara e ir a sentarse con ella en uno de los balcones, acompañándola en sus canciones y correspondiendo a sus sonrisas con el alma llena de angustia.
 
Pero llegó un día en que Kokua empezó a arrastrar los pies y sus canciones se hicieron menos frecuentes y ya no era sólo Keawe el que lloraba a solas, sino que los dos se retiraban a dos balcones situados en lados opuestos, con toda la anchura de la Casa Resplandeciente entre ellos. Keawe estaba tan hundido en la desesperación que apenas notó el cambio, alegrándose tan sólo de tener más horas de soledad durante las que cavilar sobre su destino y de no verse condenado con tanta frecuencia a ocultar un corazón enfermo bajo una cara sonriente Pero un día, andando por la casa sin hacer ruido, escuchó sollozos como de un niño y vio a Kokua moviendo la cabeza y llorando como los que están perdidos.
 
- Haces bien lamentándote en esta casa, Kokua -dijo Keawe-. Y, sin embargo, daría media vida para que pudieras ser feliz.
 
- ¡Feliz! -exclamó ella-. Keawe, cuando vivías solo en la Casa Resplandeciente, toda la gente de la isla se hacía lenguas de tu felicidad; tu boca estaba siempre llena de risas y de canciones y tu rostro resplandecía como la aurora. Después te casaste con la pobre Kokua y el buen Dios sabrá qué es lo que le falta, pero desde aquel día no has vuelto a sonreír. ¿Qué es lo que me pasa? Creía ser bonita y sabía que amaba a mi marido. ¿Qué es lo que me pasa que arrojo esta nube sobre él?
 
- Pobre Kokua -dijo Keawe. Se sentó a su lado y trató de cogerle la mano; pero ella la apartó-. Pobre Kokua -dijo de nuevo-. ¡Pobre niñita mía! ¡Y yo que creía ahorrarte sufrimientos durante todo este tiempo! Pero lo sabrás todo. Así, al menos, te compadecerás del pobre Keawe; comprenderás lo mucho que te amaba cuando sepas que prefirió el infierno a perderte; y lo mucho que aún te ama, puesto que todavía es capaz de sonreír al contemplarte.
 
Y a continuación, le contó toda su historia desde el principio.
 
- ¿Has hecho eso por mí? -exclamó Kokua-. Entonces, ¡qué me importa nada! -y, abrazándole, se echó a llorar.
 
- Querida mía! -dijo Keawe-, sin embargo, cuando pienso en el fuego del infierno, ¡a mí sí que me importa!
 
- No digas eso -respondió ella-; ningún hombre puede condenarse por amar a Kokua si no ha cometido ninguna otra falta. Desde ahora te digo, Keawe, que te salvaré con estas manos o pereceré contigo. ¿Has dado tu alma por mi amor y crees que yo no moriría por salvarte?
 
- ¡Querida mía! Aunque murieras cien veces, ¿cuál sería la diferencia? -exclamó él-. Serviría únicamente para que tuviera que esperar a solas el día de mi condenación.
 
 
Robert Louis Stevenson (Inglés fallecido en Samoa, 1850-1894).
 
En este vínculo es posible leer el texto íntegro de El diablo de la botella.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario