.

.
El otoño en Vancouver.

miércoles, 23 de mayo de 2018

Mayo: EL LAMENTO DE PORTNOY, de Philip Roth

 
 
El personaje más inolvidable que he conocido
 
(Fragmento)

Un sábado de principios de mayo, tras haber pasado el día en New Brunswick, compitiendo en una reunión atlética de nivel estatal, Heshie regresó al instituto cuando ya se ponía el sol y se dirigió inmediatamente al teléfono público a llamar a Alice y decirle que había quedado tercero en lanzamiento de jabalina. Ella le dijo que no podía volver a verlo mientras viviera, y colgó.
 
En casa, el tío Hymie estaba preparado y a la espera: lo que había hecho, dijo, fue porque Heshiel le había obligado a hacerlo; lo que su padre había tenido que hacer aquel día, Harold se lo había ganado con su estúpido encabezonamiento. Sonó como si una bomba de demolición hubiera caído en Newark, tan terrorífico fue el estampido de la escalera: Hesh salió corriendo del piso de sus padres, bajó las escaleras, pasó por delante de nuestra puerta y se metió en el sótano con un tremendo bum. Luego vimos que había arrancado de su gozne superior la puerta del sótano, con la fuerza de ese hombro que, por las pruebas, era en efecto, como mínimo el tercer hombro más fuerte del estado. Bajo nuestro suelo se puso inmediatamente en marcha el ruido de cristales rotos: Heshie lanzaba botella tras botella de Squeeze de un lado al otro del sótano encalado.
 
Cuando mi tío hizo aparición en lo alto de la escalera del sótano, Heshie levantó una botella por encima de su cabeza y amenazó con arrojársela a la cara a su padre si éste bajaba un solo peldaño más.
 
 
Philip Roth (Estados Unidos, 1933-2018).
Fallecido ayer 22 de mayo de 2018.
 
(Traducido al español por Ramón Buenaventura).

No hay comentarios.:

Publicar un comentario