.

.
El otoño en Vancouver.

domingo, 25 de marzo de 2018

Nieve: LA HIERBA, de Claude Simon

"... y la nieve de pronto en una mañana de invierno, y el inmemorial raspado de las palas en las aceras..."
 
(Fragmento)
 
(…) los más menudos acontecimientos (y ni siquiera acontecimientos: hechos, incidentes -y ni siquiera incidentes: lo cotidiano, cualquier acontecimiento -y ni siquiera menudo: minúsculo, insignificante) resurgiendo fuera de tiempo, lo ya abolido, como esos jalones plantados aquí y allá en la gris inmensidad sin comienzo ni fin, su insignificancia, su pequeñez misma, fuera de toda proporción con el marco donde se inscribían, otorgándoles una especie de grandeza insólita, de majestad, la inflexible, impersonal y apacible escritura enumerando, recapitulando, sumando, no los gastos o los ingresos evaluados en términos de moneda y de decimales, sino, por así decirlo, las inmemoriales e invariables entidades: cosas que sirven para alimentarse, para cubrirse, para calentarse, y la nieve de pronto en una mañana de invierno, y el inmemorial raspado de las palas en las aceras, y las inmemoriales historias de cercas hundidas, de límites derribados, las inmemoriales obligaciones: hambre, enfermedad, vestimenta, todo, página tras página, año tras año, Louise dando vuelta a esos espesores de tiempo, leyendo de nuevo (…)
 
 
Claude Simon (Francés nacido en Madagascar, 1913-2005).
Obtuvo el premio Nobel en 1985.
 
(Traducido del francés por Esteban y Esther Tusquets).

No hay comentarios.:

Publicar un comentario