.

.
Vancouver, otoño en English Bay (fotografía de Jules Etienne).

domingo, 31 de julio de 2016

CANÍCULA, de Guilherme de Almeida

 
Calor. Los abanicos de palmeras
y los abanicos de los platanales
se mecen lentamente,
inútilmente, bajo la luz que cae.
Todas las cosas son más reales, más humanas:
no hay mariposas azules ni tórtolas líricas,
apenas lagartijas
que se mueven casi líquidas
sobre la yerba brillosa.
A lo lejos, una última romántica
-una araponga metálica- abre
el pico de bronce en la atmósfera acústica.
 
 
Guilherme de Almeida (Brasil, 1890-1969)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario