Vancouver: luz de agosto en la bahía. (Fotografía de Jules Etienne)

viernes, 24 de abril de 2020

Epidemias: SONETO, de Antonio de Solís


VI

Habiéndose hecho a la desgracia de Milán más de doscientos sonetos en Madrid.

Cielos, ¿después de tantos daños, éste?
¡Pobre de mí, Milán amilanada,
más que a polvos, a versos apestada;
Que habrá soneto que a la peste apeste!

Aquí de Dios, poetas, turba agreste,
¿no me bastaba estar polvorizada?
Amainad, amainad la sonetada;
que, mal por mal, me quiero más mi peste.

Piedad, oh peste de segunda mesa;
menos rigor que ya de peste pasas,
y no hay acá san Roques de concetos.

La otra cesó ya, y ésta no cesa;
¡Ay de mí, que del fuego di en las brasas!
¡Ay de mí, que de peste di en sonetos!


Antonio de Solís y Ribadeneyra (España, 1610-1686).

No hay comentarios.:

Publicar un comentario