.

.
Vancouver, otoño en English Bay (fotografía de Jules Etienne).

jueves, 23 de junio de 2011

Páginas ajenas: ALLÍ, RUBIO SOFOCO DE LA SIESTA..., de Juan José Domenchina



Allí, rubio sofoco de la siesta,

allí, mujer y espiga, entre las mieses,

allí fueron tus glorias y reveses

y la amapola -el grito- de tu fiesta.


Allí supiste todo lo que cuesta

el dejarse vivir -sin que supieses

que pagabas de más, aunque te dieses

de menos- en el curso de una siesta.


Una tarde de junio, como ésta...

Sí, desde allí, donde me aguardas, vieses

de aquel sol tan alto lo que resta...


Ve, ve, desnuda y sola, en estos meses

de estío, y no en la siesta, ve a la puesta

del sol, a recordar entre mieses.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario