.

.
Vancouver, luz de agosto en English Bay.

martes, 1 de enero de 2013

Año nuevo y ochenta mil visitas


El día último del año en el que supuestamente debió acabarse el mundo: 2012, se dio la feliz coincidencia de que el número de visitas a Mitos y reincidencias llegó a ochenta mil. Para despedir 2011, por estas mismas fechas incluí una serie de poemas relativos a la llegada del año nuevo, de Octavio Paz, Pablo Neruda, Salvador Novo y hasta uno de mi autoría. Para quienes deseen hacerlo es posible leerlos desde el archivo, basta con oprimir la etiqueta correspondiente al "Año nuevo".

En esta ocasión y luego de un breve paréntesis cortesía de Boris Pasternak: "Porque la vida no espera. Un instante/ Y ya es la víspera de Nochebuena./ Luego, un breve paréntesis, y observa:/ El año nuevo que de pronto llega", planeo retomar el tema de la novela Lolita, de Vladimir Nabokov, bajo el pretexto de que, según se infiere en la propia obra, esta habría sido su fecha de nacimiento. Es decir, celebraba su cumpleaños el primer día de cada año y murió, como ya lo hemos visto en su momento, en plena navidad.

Gracias por sus visitas a este blog, y he ubicado la procedencia de algunos de los lectores más asiduos, como es el caso de Mountain View, California, o de Zavente, en la provincia belga de Vlaams Gewest, y de otros más, quienes suelen reincidir -por decirlo de acuerdo con el título del blog-, lo que significa que siguen encontrando algo interesante para su lectura. En verdad, es algo que me estimula a mantener Mitos y reincidencias y añadir nuevos textos.

Entre mis tradicionales buenos propósitos que espero llevar a cabo, estaría la actualización de los poemas de Mitología del olvido, ya que me he percatado de que varios de los que aquí aparecen son apenas versiones primigenias que sufrieron algunas modificaciones, en comparación con los que forman parte del blog correspondiente en el que pretendo reunir mi poesía: http://mitologiadelolvido.blogspot.ca y que, por supuesto, también invito a visitarlo a aquellos que pudieran tener la curiosidad o el interés por leerlos. 

Y como siempre se acostumbra en estas fechas, esperemos que el 2013 que ahora comienza, sea un año pleno en realizaciones y los buenos augurios se cumplan cabalmente.


Jules Etienne

No hay comentarios.:

Publicar un comentario