.

.
Vancouver: Las nubes sobre English Bay.

lunes, 2 de octubre de 2017

Eclipse: DIOS NUNCA MUERE (Crónica de un eclipse), de Carlos Monsiváis


No queremos eclipse, queremos revolución
 
(Fragmento)

Viernes 6, en la tarde. Por la playa desfilan unos chavos con turbantes y caftanes derivados de sábanas y cobertores. Llevan cartelones de protesta:
 
Paz en el Medio Oriente / Queremos la Paz /
Stop the War in Vietnam / Freedom to Political Prisoners.
 
Son ocho o diez y se manifiestan como orgullosos y felices, con la alegría de quien predica la buena causa un día antes de la hecatombe universal. A los pocos minutos llegan noticias.
 
- Les echaron dos pelotones y los dispersaron. Se echaron a correr como locos.
 
- Son unos desalivianados. No debieran hacerlo. Aquí hay chavos que estuvieron en el Movimiento Estudiantil y los podrían apañar de paso. No se midieron.
 
En la mañana, unos soldados detuvieron a dos jóvenes que fumaban mariguana en la playa. Unas damas compadecidas le exigen ahora al Observador que investigue el hecho en su carácter de poseedor de credenciales. Acude en tímido plan inquisitivo y al presentar su escuálida identificación de prensa obtiene un trato diferente, deferencial.
 
- No, amigo de la prensa, lo que pasó no tiene importancia. Ya van a salir estos muchachos. Cosas de ellos, muchachadas. ¿Quién no hizo alguna burrada en esos años? Y además, no queremos echarle a perder su eclipse a nadie. Ya salen.

 
Carlos Monsiváis (México, 1938-2010).

Esta crónica fue originalmente publicada en los números 5-6 de la revista de la Universidad de México y más tarde fue incluida en el libro Días de guardar (Ediciones Era, 1970). Aquí se puede leer el artículo completo:
 
La ilustración corresponde a una fotografía del eclipse solar que tuvo lugar en Oaxaca, México, en 1970.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario