.

.
Vancouver, atardecer en English Bay.

lunes, 9 de febrero de 2015

Tu boca: ROMEO Y JULIETA, de William Shakespeare


 (Fragmento de la escena V del primer acto)

Romeo: Entonces, santa, mi oración te invoca: suplico un beso por mi salvación. 

Julieta: Los santos están quietos cuando acceden.

Romeo: Pues, quieta, y tomaré lo que conceden. (La besa). Mi pecado en tu boca se ha purgado. 

Julieta: Pecado que en mi boca quedaría.

Romeo: Repruebas con dulzura ¿Mi pecado? ¡Devuélvemelo!

Julieta: Besas con maestría.

(Versión rimada)


Romeo: ¡Entonces, dulce santa, que los labios hagan también lo que las manos hacen! ¡Ellos ruegan, concédeles la gracia y así no desesperen de su fe!

Julieta: ¡Los santos no se mueven, aunque otorguen!

Romeo: ¡Entonces no te muevas, que mis ruegos van a obtener la gracia que esperaban! ¡Ahora por la gracia de tu boca quedan mis labios libres de pecado! (La besa). (Dura la canción).
 
Julieta: ¡Ahora tu pecado está en mis labios!
 
Romeo: ¿Pecado de mis labios? ¡Que culpa deliciosa me reprochas! ¡Tienes que devolverme mi pecado!
 
Julieta: Besas por devoción... (Entra el Ama).

(Versión de Pablo Neruda) 


William Shakespeare (Inglaterra, 1564-1616)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario