.

.
Vancouver, luz de agosto en English Bay.

viernes, 5 de abril de 2013

Conejos: AURA, de Carlos Fuentes


(El conejo de Consuelo Llorente)

Lograrás verla cuando des la espalda a ese firmamento de luces devotas. Tropiezas al pie de la cama; debes rodearla para acercarte a la cabecera. Allí, esa figura pequeña se pierde en la inmensidad de la cama; al extender la mano no tocas otra mano, sino la piel gruesa, afieltrada, las orejas de ese objeto que roe con un silencio tenaz y te ofrece sus ojos rojos: sonríes y acaricias al conejo que yace al lado de la mano que, por fin, toca la tuya con unos dedos sin temperature que se detienen largo tiempo sobre tu palma húmeda, la voltean y acercan tus dedos abiertos a la almohada de encajes que tocas para alejar tu mano de la otra.
...

Te apartarás para que la luz combinada de la plata, la cera y el vidrio dibuje esa cofia de seda que debe recoger un pelo muy blanco y enmarcar un rostro casi infantil de tan viejo. Los apretados botones del cuello blanco que sube hasta las orejas ocultas por la cofia, las sábanas y los edredones velan todo el cuerpo con excepción de los brazos envueltos en un chal de estambre, las manos pálidas que descansan sobre el vientre: sólo puedes fijarte en el rostro, hasta que un movimiento del conejo te permite desviar la mirada y observar con disimulo esas migajas, esas costras de pan regadas sobre los edredones de seda roja, raídos y sin lustre.
...

Desciendes contando los peldaños: otra costumbre inmediata que te habrá impuesto la casa de la señora Llorente. Bajas contando y das un paso atrás cuando encuentres los ojos rosados del conejo que en seguida te da la espalda y sale saltando.
...

Caminas, esta vez con asco, hacia ese arcón alrededor del cual pululan las ratas, asoman sus ojillos brillantes entre las tablas podridas del piso, corretean hacia los hoyos abiertos en el muro escarapelado. Abres el arcón y retiras la segunda colección de papeles. Regresas al pie de la cama; la señora Consuelo acaricia a su conejo blanco.

De la garganta abotonada de la anciana surgirá ese cacareo sordo:

- ¿No le gustan los animales?
- No. No particularmente. Quizás porque nunca he tenido uno.
- Son buenos amigos, buenos compañeros. Sobre todo cuando llegan la vejez y la soledad.
- Sí. Así debe ser.
- Son seres naturales, señor Montero. Seres sin tentaciones.
- ¿Como dijo que se llamaba?
- ¿La coneja? Saga. Sabia. Sigue sus instintos. Es natural y libre.
- Creí que era conejo.
- Ah, usted no sabe distinguir todavía.
- Bueno, lo importante es que no se sienta usted sola.


Carlos Fuentes (México, 1929-2012)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario