.

.
Vancouver, otoño en English Bay (fotografía de Jules Etienne).

miércoles, 27 de febrero de 2013

Páginas ajenas: A REYNOLDS, de John Keats


«Me inspiró estos pensamientos, mi Querido Reynolds, la belleza matinal, que incitaba al ocio. No había leido ningún libro, y la mañana me daba razón. En nada pensaba sino en la mafiana, y el Tordo afirmaba mi acierto, pareciendo decir...» (Carta a Reynolds, febrero 1818).


¡Tú, a cuyo rostro el viento de invierno se ha acercado
y que has visto las nubes de nieve entre la bruma
y entre heladas estrellas, olmos de negras cimas!
Para ti, primavera será tiempo de mieses.
Tú, que por libro único has tenido la luz
de supremas tinieblas con que te alimentaste,
noche tras noche, cuando lejano estaba Febo:
te será primavera una triple mañana.
¡Oh! No te desazones por el saber. Ninguno
tengo yo y mis canciones con el calor me brotan.
¡Oh! No te desazones por el saber. Ninguno
tengo yo, mas la tarde me escucha. Quien se apene
pensando en la indolencia, nunca será un ocioso,
y muy despierto está quien se crea dormido.


John Keats (Inglaterra, 1795-1821)

(Traducido al español por Màrie Montand)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario