.

.

domingo, 30 de junio de 2013

Páginas ajenas: QUINCE DÍAS EN EL MONTE SINAÍ, de Alexandre Dumas



(Fragmento del capítulo VII)

Volvimos a entrar en El Cairo por la isla de Budah, donde está el Nilómetro. Este es el instrumento que sirve para graduar la subida o la bajada de las aguas y consiste en una columna de dieciocho codos, incluido el capitel. Cuando el ejército francés se apoderó de El Cairo, estaba enteramente deteriorado, por lo que el general Menon ordenó que fuese reparada por el ciudadano Chabrol, ingeniero de puentes y calzadas; y luego de concluido su trabajo, se construyó un pórtico a la entrada del monumento y bajo su peristilo y encima de la puerta, se colocó una lápida de mármol blanco sobre la cual y en los dos idiomas, francés y árabe, se puso la siguiente inscripción:

En el nombre de Dios Todopoderoso. El año IX de la república francesa y 1215 de la Hégira, dos años después de conquistado Egipto por Bonaparte, el general en jefe Menou, mandó reparar el Mekias del Nilo. El décimo día del solsticio del año VIII se hallaban sus aguas a la altura de tres codos y diez dedos de la columna.

Al décimosexto día, posterior al mismo solsticio, empezó a subir en El Cairo.

A los 107 días de dicho solsticio se elevó dos codos y tres dedos sobre la caña de la columna.

A los 114 de este solsticio, empezó a disminuir. Todas las tierras han sido inundadas, y esta crecida extraordinaria de catorce codos y diecisiete dedos hace esperar una abundante cosecha.


Alexandre Dumas (Francia, 1802-1870)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario