.

.
Vancouver, luz de agosto en English Bay.

jueves, 26 de enero de 2012

Páginas ajenas: KIM, de Rudyard Kipling



(Fragmento)

Cruzaron a la fría luz de la luna un puerto lleno de nieve, y el Lama, jugando y bromeando con Kim, cayó de rodillas como un camello Bactriano -esos camellos de pelo áspero que se alimentan en la nieve y se ven a menudo en el Rashmir Serai. Se hundieron en el lecho de blanda nieve y pizarra pulverizada por las heladas y se refugiaron de la tempestad en un campamento de tibetanos que hacían descender apresuradamente sus pequeños carneros cargados cada uno con un paquete de bórax. Llegaron a lomas cubiertas de hierba, manchadas todavía de nieve y atravesaron bosques y praderas. Durante todo el camino, Kedernath y Badrinath permanecieron impasibles; y únicamente, al cabo de muchos días de viaje, pudo Kim vislumbrar desde lo alto de un insignficante mogote de diez mil pies de altura, que algún apéndice o cuerno de los grandes señores había -aunque muy ligeramente- cambiado de silueta.

Al fin penetraron en un pequeño mundo aparte -un valle de muchas leguas, donde las elevadas laderas estaban formadas por rocas que se destacaban de las curvas de las montañas. Aquí un día de marcha, no les hacía avanzar, al parecer, a mayor distancia de la que puede recorrer un hombre soñando durante una pesadilla. Durante muchas horas faldearon penosamente un contrafuerte, y al terminar se encontraron con que ¡no era más que una lejana joroba de otro enorme contrafuerte destacado de la montaña principal! Una praderita redonda, se convirtió cuando llegaron a ella, en una vasta meseta que avanzaba enormemente hacia el valle. Tres días más tarde, no era más que una confusa arruga de tierra que se esfumaba hacia el sur.

- Aquí indudablemente deben vivir los Dioses -dijo Kim impresionado por el silencio y la rápida dispersión de las nubes, después de la lluvia-. ¡Este no es lugar a propósito para los hombres!


Rudyard Kipling (India, 1865-1933), recibió el premio Nobel en 1907.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario