.

.
Vancouver, otoño en English Bay (fotografía de Jules Etienne).

martes, 4 de octubre de 2011

Otra vez el Nobel



El año pasado, por estas mismas fechas, me ocupé de los candidatos con mayores posibilidades para recibir el premio Nobel de literatura. Decía entonces que era el turno para un poeta ya que "desde 1996, cuando lo recibió Wislawa Szymborska, se ha concedido a autores en prosa, incluidos dos dramaturgos: Darío Fo y Harold Pinter. Los llamados expertos, que suelen fallar con mayor frecuencia que los apostadores, consideran al sueco Tomas Tranströmer como el favorito. Desde 1974 no se han premiado autores en esa lengua. Sufrió una hemiplejía hace veinte años y desde entonces no puede hablar, por lo que a través de la escritura establece su contacto con el mundo exterior." Más adelante, proseguía en aquella ocasión: "Si como se ha comentado, el premio recayera en un poeta, además de Tranströmer figura entre los mencionados el poeta árabe Adonis, por cuya obra tengo un gran respeto..."

La historia la conocemos de sobra. El premio se le otorgó a Mario Vargas Llosa, quien había sonado con mayor insistencia el año previo, junto a Carlos Fuentes, por lo que no dejó de causar cierta sorpresa. Para este 2011, al margen de los típicos despliegues mediáticos en los Estados Unidos, apoyando la posibilidad de que sea el músico Bob Dylan o el sobrevalorado novelista Cormac McCarthy -a quien algunos críticos han tenido la osadía de comparar con William Faulkner-, parece que, en efecto, ha llegado el turno para los poetas y hasta los apostadores mantienen a Tranströmer y Adonis entre los mejor cotizados. Ambos tienen una obra con méritos más que suficientes para alcanzarlo. Confío en que, al menos uno de los dos, no tendrá que seguir esperando.


La ilustración corresponde a Mario Vargas Llosa junto con otros galardonados en 2010, durante la ceremonia oficial de los premios Nobel.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario